Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Mar Jun 10, 2014 9:54 am.
Últimos temas
» Andesothsada ael
Lun Mar 18, 2013 5:42 am por Andrew Jhonson Potter

» A MATAR A DIANA.
Sáb Jul 07, 2012 2:39 am por Mérope L. Nott

» .___. Me voy duante un tiempo
Lun Feb 06, 2012 6:12 am por Mérope L. Nott

» Libros y mas libros [Libre]
Vie Ene 13, 2012 9:38 am por Mérope L. Nott

» Una intermitente ausencia.
Jue Ene 12, 2012 6:18 pm por Mérope L. Nott

» Un libro, los jardines... ¿Qué más necesito? [Libre]
Jue Ene 12, 2012 7:15 am por Rose J. Weasley.

» Share The Music, Share the One World NOW! [Gallery]
Miér Ene 11, 2012 10:02 am por Albus S. Potter

» Victoire C. Weasley {Loading...}
Miér Ene 11, 2012 2:43 am por Victoire C. Weasley

» Dominique O. Weasley // Ficha ( Nop... no está lista lalala♪)
Mar Ene 10, 2012 7:32 am por Dominique O. Weasley

# dothehippogriff

Libros y mas libros [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Lun Ene 09, 2012 12:22 am

Callejón Diagon ll Septiembre ll Sábado ll 17:30 ll Libre

Poco o nada queda ya para que el curso comience, pese a que tengo todo ya comprado, de hecho con unas semanas de antelación a la propia carta, pero he conseguido escaparme de mi casa para dar una vuelta por el Callejón Diagon, no soy muy dado a los libros didácticos, ya que en ellos es casi todo teoría innecesaria, pero si consigo algún libro avanzado de Defensa Contra las Artes Oscuras o de Encantamientos en los que se describa solo como hacer el hechizo pues me iré mas feliz de aquí que una perdiz, pero como dudo que lo encuentre quizás acabe comprando un libro de Quidditch o simplemente me iré a la tienda de Sortilegios Weasley a ver que se cuece por ahí, hasta después de que el curso comience la tienda esta a reventar aunque creo que yo soy el cliente estrella ya que en ausencia de los gemelos yo soy el que mas la lía, y no es algo que me avergüence, es divertido a mas no poder el ver como todo el mundo se divierte y/o se avergüence de que alguien le ha gastado una broma, pero luego al final todo el mundo se divierte y si, el que mas yo.

Es un día cálido, para ser Septiembre, aunque eso no significa que haga calor, sino que no es necesario un abrigo, mi chaqueta es de un color negro con toques morados y salvo eso, la camisa que llevo debajo y el pantalón vaquero no visto nada mas, obviando las cosas lógicas. El ambiente esta bastante lleno, en especial por chicos de primero y segundo, y en una gran proporción son hijos de muggles o al menos no habian estado aquí ya que sus comentarios nombraban este lugar seguido por adjetivos bastante buenos o sorprendentes. Los artilugios Weasley vuelan por doquier, unos cuantos fuegos artificiales sobrevuelan mi cabeza, no le doy mas importancia y me dirijo hacia la tienda predilecta por defecto para los amantes de los libros.

El sonido de la campanilla que hay sobre la puerta anuncia mi llegada, el dependiente esta tan absorto en sus clientes que ignora mi presencia, espero que mis fanáticas admiradoras no estén aquí y que si estén un rayo las deje ciegas y obvien mi llegada, subo hasta la segunda planta y me acerco a una de las secciones mas avanzadas, normalmente ahí están adultos y alumnos de séptimos quizás encuentre algo que satisfaga mi curiosidad, hay muchos libros de pociones, pero eso no me interesa.

-Encantamientos...hechizos...no os escondáis... -digo levemente mientras busco con la mirada algún titulo interesante.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Mar Ene 10, 2012 5:16 am

Era la quinta vez que Aleksandar dejaba sangrando la nariz de Dennis en lo que iba de semana. No era de extrañar ya su conocida brusquedad a pesar de no mostrar su faceta violenta casi ninguna vez, mas parecía que el pequeño de los tres le sabía encontrar las cosquillas. Hacía tiempo que se había dejado de interponer entre ambos, cuando peleaban era lo mismo darse de cabezados contra la pared que intentar separarlos. Por ello mismo se encontraba deambulando por el Callejón Diagon junto al benjamín, bajo petición explícita –más bien orden irrechazable- de su señor padre. Bufó molesta, contrariada por el mero hecho de tener que ser ella la que tuviese que hacer de niñera particular. Eran sus últimos días de vacaciones y no le apetecía pasarlos cuidando de su hermano pequeño mientras sus padres trabajan y el mayor se quedaba a sus anchas, en casa, tan sólo porque Dennis corría cierto peligro si se acercaba a él a menos de dos metros; se le pasaría en una temporada, como siempre.

En cuanto pudo, no dudó en escaquearse de su supuesta obligación, aprovechando un momento en el que la calle se mostró concurrida y pudo perderse entre la multitud. El joven tenía ya quince años y sabía volver a casa, no era un niño de tres, por lo que no había de preocuparse por una posible regañina al llegar a casa, a pesar de que si la hubiese también le daría completamente de lado. No se interesó especialmente en quienes constituían dicha multitud, pues sería lo de todos los años, sin demasiada variación; no era nada que hubiera conseguido atraer su atención ni una sola vez. Se dedicó entonces a observar los escaparates de algunas tiendas, pudiendo reconocer su misma silueta en todos ellos. Se asemejaba más a un día primaveral que del mismo otoño, al menos para lo que solía ser la capital de Inglaterra; su amplia camisa de cuadros y sus poco tupidas medias de diversos estampados podían pertenecer perfectamente a una tarde de verano, mas las botas marrones a media pierna y el corsé ajustado de cuero que llevaba bajo la camisa para no pasar demasiado frío dejaban patente que podía ser de sangre fría, mas tampoco congelada.

Flourish & Blotts. Su azulada y álgida mirada se posó detenidamente en el letrero, dilucidándose poco a poco que ese era su primer destino, al fin y al cabo dentro de dos días tendría que ir en busca de los materiales necesarios para el comienzo de curso y con ellos, los correspondientes libros. Antes de tener que entregarle nueve meses de su vida a susodichos, prefería ojear alguno que otro de índole más interesante, que lograse captar esa atención que nada más en el callejón había logrado. El tenue sonido de la campanilla le crispó los nervios, nunca le había agradado; aun así, no haría como Aleksandar, que en su cuarto curso dio un salto y la arrancó de cuajo.

Bien, empezaría por las estanterías de Dragones y todos los hechizos ofensivos, quizás pudiese encontrar algo provechoso al fin y al cabo. Se escabulló de la zona de entrada en la que comenzaban a aglomerarse diversos clientes y continuó hacia dicho área, algo más apartada y solitaria. Comenzó a caminar, absorta en cada título y en cada lomo, algunos con notables más años que otros. No fue hasta dos o tres minutos después cuando un ejemplar de “Guía inusual de Hechizos Protectores” con encuadernación escarlata brillante le llamó la atención y alargó el brazo para tomarlo. De pronto sintió un choque brusco contra su espalda, algo que no fue lo suficientemente duro como para que se hiciese verdadero daño, es más, ni siquiera llegó a desequilibrarla. A pesar de ello, el libro cayó irremediablemente, organizando un pequeño y disminuido estruendo.-¿Pero qué demonios…?-y nada más darse la vuelta se encontró con él, sí, con el único Potter con el que compartía casa. No había sabido nada de su persona durante el verano y su sorpresa se transformó en un leve izamiento de su ceja izquierda.-Ten más cuidado.-siseó; era su forma de saludar después de tanto tiempo. Habría sido más amable si la situación con sus hermanos no fuera la que era.-Tú por aquí, me sorprende que no estés en Sortilegios Weasley.-aseguró con total franqueza, agachándose para recoger el libro y de paso comprobando con extrañeza que ninguna descerebrada lo había seguido hasta allí. Que disfrutase de su libertad, porque en la escuela no iba a conseguir tregua alguna. Sobretodo sentándole como le había sentado el verano; Mérope no lo admitiría públicamente, había orgullo Nott que mantener-.

avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Mar Ene 10, 2012 7:38 am

No me interesaba saber que diablos podían hacer las demás personas en esta tienda, pero tampoco había que ser un lince para saber la mayoría de los asuntos, algunos eran unos coleccionas, de hecho los podías distinguir fácilmente, unas ropas curiosas como pocas, una actitud nerviosa y un tanto reservado hacia que hace aquí, preguntan repetidas veces sobre lo mismo y aunque les decías que no habian traído o que no tenias lo que ellos tanto ansiaban, como si la formula de la eterna juventud o del poder mas absoluto se encontrara entre sus paginas. Otros simplemente eran para un uso lúdico, muchas novelas, las mejores, suelen estar unos cuantos días antes en una cantidad limitada, asi que siempre se aseguran ventas, este año no he escuchado de ninguna firma de libros o conferencia importante, pero creo que hace unas semanas vino un consagrado auror a hacer una lectura de su libro "Prisión para los Malvados" en el que narra sus aventuras, con nombres falsos por ordenes del ministerio, atrapando a mas de una decena de magos oscuros, no serian demasiado bueno cuando los atrapaban, pero bueno, se ha de apreciar el buen trabajo, aunque conlleve muertes y torturas y quien sabe que cosas mas. Las personas mas normales, como tu y como yo, venimos para comprar lo que necesitamos por el mero hecho de aprender, o por obligación, los libros escolares se venden como el chocolate en invierno.

No sabia exactamente donde buscar porque no tenia un libro claro, los encantamientos solían ser mas difíciles, complejos y aparentemente inútiles, pero si algo es difícil suele tener su recompensa, un encantamiento simple utilizado de la manera correcta da mucho juego, examinemos por ejemplo el encantamiento Engorgio contra el ya famoso hechizo Desmaius, aparentemente el segundo es mas poderoso y efectivo, pero con el primero puedes hacer muchas mas cosas, bien usado no solo sirve para engordar, sino para explotar, podrías crear una barrera física fácilmente o hacer explotar una armadura y causar una distracción, no son comparables realmente porque Desmaius es un hechizo altamente ofensivo, mientras que Engorgio es un hechizo combinable, aislado pierde mucho, pero en conjunto y en el momento oportuno es mucho mas útil. Pero tampoco encuentro nada parecido, solo libros de criaturas altamente peligrosas, "Mil y una pociones para defenderse del Mal" "El Bestiario de Ramy" y otras chorradas de ese tipo, por Merlín, ¿tanto costaba poner un cartelito gigante que dijera "hechizos ofensivos o defensivos" cualquiera valía.

Sin querer doy un paso hacia atrás, pensaba que estaba solo pero no era asi, choque contra alguien, no había espacio suficiente para que el golpe fuera siquiera doloroso, ni para perder el equilibrio, pero el libro que aquella persona debía de sujetar o tenia entre sus manos o incluso, iba a coger, cayo al suelo con un ruidoso sonido tras de si, lentamente me gire, pidiendo disculpas, había sido culpa mía y lo que menos quería era molestar a alguien que tuviera probablemente, un motivo mejor para estar aquí, ya que el mio simplemente es satisfacer mi curiosidad. Escuché su tono de voz, en mi cabeza sonó una leve campanilla, es solo una expresión literaria, y recordé de quien se trataba, de nada mas y nada menos que la joven y bella Mérope, hacia bastante que no la veía, y por lo que pude apreciar, le había sentado bastante bien. Tenia bastantes ganas de jugar con ella, pero dudaba que este fuera el momento y el lugar oportuno, y aunque hoy, o al menos aquí, no pudiera probar el caramelo que tuviera frente a mi al menos podría disfrutar de la bella vista que me ofrecía.

-Yo también me alegro de verte Méro. -comente con una leve sonrisa agachándome para coger su libro y tras eso leí el titulo, interesante, ya había encontrado lo que yo quería, lastima que se me hubiera adelantado. -Si, buscaba un libro como este, pero que se le va a hacer... -suspire y me encogí de hombros. -¿Vienes sola? -pregunte interesado, por norma general siempre que me topaba con alguno de mis conocidos o iban acompañados o iban acompañados, asi que me interesaba saber si podría escuchar una respuesta diferente.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Mar Ene 10, 2012 9:23 am

El estío no había distado mucho de ser como se había imaginado al finalizar el quinto curso. En los T.I.M.O.S. le había ido bastante bien a diferencia de Aleksandar cuando hubo de cursarlos y a Dennis aún no le correspondía, por lo que se podía decir que no podía haber ningún reproche por parte de su madre, que era la más estricta respecto al ámbito académico. Los primeros días los habían pasado volviendo a acostumbrarse a lo que era convivir cinco personas de carácter, aunque ya era algo a lo que estaban habituados. Después se habían dedicado a entrenar, a asistir a reuniones y eventos importantes para su padre y a aburrirse en casa, al menos los dos varones. Mérope por su parte había querido aprovechar el tiempo y mejorar tanto sus movimientos de muñeca como su formulación de los hechizos, además de comenzar a adelantar trabajo para el siguiente curso, mejor prevenir que curar. Y es que tenía clavada una pequeña espina en su intachable currículum de encantamientos perfectamente conjurados: Bombarda. No es que no supiese realizarlo, en absoluto, sino que su potencia era desmesurada. Había sido la primera en conseguirlo cuando se impartió en su clase, y también la primera en visitar el despacho de la Directora. Quizás si se había pasado un poco apuntando “accidentalmente” a cierto Hufflepuff que siempre andaba molestándola, pero lo importante es que no volvió a acercarse a ella.

El verano llegaba a su fin y por una parte, bastante grande por cierto, la joven rubia se alegraba. El no tener que soportar a sus hermanos ni a su madre gritando ni a su padre haciendo un poco más de lo mismo haría que sus neuronas y sentidos pudiesen poseer algo de tranquilidad, la cuál sólo duraría hasta las Navidades. Volvió la mirada hacia él, después de corroborar dos o tres veces con ella que nadie los observaba ni tampoco se camuflaba entre la gente. Bien, podía sonar paranoico o algo por el estilo, pero Mérope era desconfiada y no era la primera vez que un ser humano del género femenino se acercaba a Albus y no llovían maldiciones imperdonables porque ninguna sabía conjurarlas. Poniéndose en su lugar, aquello debía de ser francamente cansado y agobiante, mas por otra parte le resultaba interesante a veces el ver cómo saldría de los líos en los que estas le metían sin darle tiempo ni siquiera para decir esta boca es mía. Ciertamente lo tendría difícil aquel curso, los días no habían pasado en balde por él, pero para bien. En cuanto se sorprendió a sí misma con el mismo tema rondando su cabeza se lo vetó instantáneamente, retornando al tema del libro que se le acababa de caer al suelo después de la colisión.

Se habían agachado a la par, y hubo el suficiente tiempo como para que el joven pudiese leer el título del libro. En ocasiones se alegraba de que Albus no fuese tan orgulloso como ella, sabía contrarrestar su enorme altivez. Diciendo cosas como aquella contribuía a que no respondiese con alguna ocurrencia más mordaz o tajante, pues no sentía esa coraza tan suya amenazada o en peligro. Había echado irremediablemente de menos ciertas partidas de un juego que ambos habían ideado no hacía demasiado tiempo; endiabladamente divertido. Asiendo con firmeza tal ejemplar, retomó su postura erguida inicial y le contempló desde arriba, directamente a los ojos. Era una costumbre que la acompañaba desde muy niña, el nunca retirar la mirada cuando estaba hablando con alguien, siendo lo que fuere lo que estaban tratando. Intenso mar contra frío hielo, a la par que Mérope llevaba su mano derecha hacia su largo cabello dorado y lo peinaba hacia atrás, ya que comenzaban a molestarle los cabellos más rebeldes sobre el rostro.

-Eso parece. Dennis se quedó echándole un vistazo a las escobas y yo no pienso cuidar de él.-aclaró sin querer dar más detalles, pues seguramente al chico tampoco le importasen. No era dada ella ni a las muestras de afecto ni la amabilidad, patente estaba en su saludo. También se había alegrado de encontrar a alguien que no fuese de su familia después de tantas semanas, a pesar de que en bastantes encuentros no se llevaban precisamente bien; las personalidades chocaban, algo inevitable dado la fuerza de carácter de ambos y la cabezonería de la fémina. Se mordió el labio inferior y rodó los ojos, sin sonreír pero tampoco con un gesto adusto en la faz.-Podemos leerlo a la par, no veo en ningún lado que esté prohibido leerlo dos.-ofreció alzando esta vez las dos cejas.-Y te sugiero que me tomes la palabra antes de que me arrepienta.-agregó finalmente, chasqueando la lengua. No era un tono bromista el empleado, pero quien la conociera bien sabía que en esa frase residía tanto sarcasmo y solemnidad como cierto deje socarrón-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Mar Ene 10, 2012 10:08 am

Los T.I.M.O.S en mi caso, no fueron lo que esperaba, sinceramente pensaba que habrían salido desastrosos, ya sabes no es que los deberes y yo nos llevemos mal, es que escogemos caminos distintos y no miramos atrás para ningún momento, y en un curso donde hasta el mas mínimo post-it que contenga algo de información sobre una materia debes de entregar digamos que era uno de los menos favorables a aprobar, súmale, también, el hecho de que la teoría, en general, huye de mi y yo de ella, ni la entiendo, ni quiero, ni la veo útil, como he dicho muchas veces no me servirá de nada saber mil y un usos de cualquier cosa si solo veré tres y serán de los que tenga que examinarme, y de los que serán útiles en la vida real, nos entrenamos para formarnos y para poder sobrevivir en el exterior ante cualquier peligro, una montaña de deberes y apuntes innecesarios no me salvara, salvo que aplasten a aquel que quiere matarme, pero es una probabilidad tan remota que ni se me pasa por la cabeza el hecho de copiar mas que la forma de conjurar el hechizo en cuestión y punto.

No suspendí ninguna, y de hecho en Encantamientos y Defensa Contra las Artes Oscuras saque un Extraordinario, incluso McGonagall se sorprendió por como hice la parte del examen practico sin apenas demorarme y con una nota perfecta, aunque eso no hizo que sacara mas de un misero supera las expectativas. Por lo que no hubo castigo este verano, y si lo hubiera me daba prácticamente igual, hacer un falso clon no era difícil ademas, con el historial de mi padre creo que aun puedo meterme en unos veintitrés follones mas antes de que pueda dejar de usar esa excusa.

Cuando conoces a una persona puedes adelantarte a sus actos y llevarlos a tu propio terreno, que su forma de contestar, o de simplemente presentarse, carecía de cariño, o simplemente de amabilidad no era nada nuevo, ni bueno si no sabias tratar con ello, pero cargando seis años con estúpidos sangres pura que piensan que son mejor que los demás por ese liquido que corre por sus venas y que despreciaban, insultaban y llegaban a agredir a hijos de muggles simplemente por eso, me he metido en muchas peleas en toda mi vida, y la mayoría son con los propios de mi casa, son tan...tan...ensucian el nombre de la casa con sus actos, y me avergüenzo de ser Slytherin por gente como aquella, entiendo lo que sienten los Gryffindor, los Ravenclaw y los Hufflepuff, aquí mi casa es la mala del cuento, y mientras sigan con esa actitud seguirán siéndolo. Volviendo al caso es que sabia como llevarla por el buen camino, enfrentarme a ella no me convenía, primero porque no tenia ganas de ponerme borde, arisco o simplemente agresivo, asi que prefería llevarla poco a poco al campo de la amabilidad, a ver que mas podía hacer.

Menciono a un tal Dennis, que yo supiera era su hermano menor aunque no he hablado nunca con el, bueno, que se le iba a hacer, si prefería estar con un palo de madera antes que con este glorioso monumento pues el se lo perdía.

-Escobas, típico. -ahora que lo recordaba, en los primeros días de colegio se celebraban las pruebas de Quidditch, quizás me presentara. -¿Leerlo a la par? Me parece bien, aunque soy mas de leer como se realiza y formula el hechizo y ponerme a practicarlo, aunque hasta que no comience el curso nanain, esto de ser menor es un asco, hechizos pequeños como el Lumos y poco mas...

Como has visto he ignorado su ultimo ataque, en esencia porque había hecho una petición, denotando que estaba interesada en compartir algo, en un Slytherin comun ese hecho es para hacer un altar y gritar "¡Milagro!" pero en ella significaba ademas que estaba interesada en compartirlo conmigo es decir que queria estar conmigo.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Mar Ene 10, 2012 6:51 pm

Tener ante uno un nuevo curso tenía sus ventajas, mas también sus desventuras. Desde un primer momento a Mérope no le habían agradado la mayoría de los alumnos, algo normal siendo tan escogida en cuanto a amistades se refería. Y a pesar de ser tan tajante, brusca y en absoluto afable con la mayoría de las personas, no era del grupo de Slytherin que defendía ante todo la pureza de sangre, para sí era mucho más importante el amor propio y el orgullo. La fama que precedía a su casa por ello poseía un lado bueno inegable, y era que sin falta de decir nada muchos de los que no querías que se te acercasen se mantenían por lo menos a dos metros de distancia. Sabía que Theodore, su padre, no estaba orgulloso de ella respecto al tema, pero tampoco buscaba ni su reconocimiento ni su aprobación, tomaba sus propias decisiones por mucho que le desagradase al varón. El único que seguía dicha tradición de los tres hermanos Nott era Aleksandar, que no solía ser violento pero más de una vez había acabado en la Enfermería por pelearse con algún Gryffindor. Recordaba que en cierta ocasión el mismo James Potter le había propiciado una soberana patada en el estómago y él había correspondido con un gancho izquierdo que por poco le desencaja la mandíbula. Un día aparecería medio muerto en medio de Londres por no saber ser insolente y las singulares palabras que la rubia tendría para él serían “Te lo advertí.”

Resopló ligeramente, solamente para apartar el último mechón de cabello, aún más rebelde que los demás, que no paraba de posarse sobre su frente. Recordaba con quien estaba lidiando en dichos instantes, no era moco de pavo. Uno de los Slytherin más inusuales y difíciles, tanto por no perseguir los mismos ideales que los de la mayoría de su casa como porque tenías que descubrir formas nuevas de entablar conversación, pues una vez se conocía todas tus estratagemas te arrastraba a su campo y hacia lo que él bien quisiera, lo sabía a pesar de que nunca le había acontecido en propias carnes. En cierta forma jugaba a su favor el ser ciertamente impredecible, puesto que aunque la sinceridad y la altanería eran cualidades que no mutaban en sí, todas las demás podían dar un vuelvo bastante brusco, descolocando a quien no estuviese preparado.

Ignoró su último comentario, Mérope se lo supuso. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio dicen, y así no entrarían en la dinámica de volver la conversación tirante, la que acabaría con prontitud debido a su casi nula paciencia. Iba aprendiendo ella también, a estudiar su comportamiento para no quedar a su merced, a entender en resumidas cuentas; algo que no había hecho con nadie hasta la fecha, pues ninguna persona había suscitado su interés como dicho muchacho, a pesar de que a veces quisiese ensayar los Bombarda con él.

Su hermano no necesitaba ningún equipamiento de Quidditch, ni falta que hacía, disponía de todo lo que precisase en casa. Pero digamos que desde que le había ganado su hermana todos los partidos jugados desde el inicio de las vacaciones, sentía herida su hombría, algo que Mérope no había llegado a entender jamás. Podía herir su orgullo o su amor propio, pero, ¿su hombría? Era estúpido además de machista. Aun así, Dennis había sido “especial” desde niño y la ponía de muy mal humor.

No hizo ningún comentario más, tampoco tenía lugar atacar cuando la otra persona ni siquiera se molestaba en jugar. En cierta forma la adolescente sierpe gustaba de tantear a los demás, hasta encontrar un resquicio por el cuál colarse, mas siempre con cuidado y cautela, con una persona tan despierta como Albus estaba por seguro que si no lo hacía bien la vería venir desde lejos.-Nunca he compartido la visión del Ministerio en cuanto al asunto, son una panda de incompetentes.-sí, y con ello englobaba a su propia madre, aunque su departamento tampoco es que tuviera nada que ver en cuanto a la regulación de la Ley Mágica. Había magos y brujas que sabían controlar menos la varita que sus propias palabras, así que la edad no era la criba más segura para dichos casos. Bien que los alumnos de cursos inferiores, desde primero a cuarto, no tuviesen posibilidad alguna, pero después de aprobar los T.I.M.O.S. no veía por qué no, habían demostrado que estaban capacitados. Sin querer dar su brazo a torcer y tampoco ceder, una vez más ese inmenso orgullo, se hizo de rogar antes de agacharse otra vez sin ninguna prisa y sentarse en el suelo, era lo más cómodo para leer. Compartía su opinión respecto a la práctica y la teoría llevadas a la vez, aunque el estar en la tienda de libros mágicos más conocida de todo Londres y la posibilidad de desplomar todas las estanterías con un Expulso no contribuía a estar allí sin interrupciones, y seguro que alguna fan acababa descubriendo al apuesto muchacho. Posó la mitad del libro en su rodilla izquierda y la otra la dejó libre para que Albus hiciese lo que creyera conveniente con ella. Mérope Nott compartiendo, dicho instante casi era para enmarcar. Como había anunciado anteriormente, habrían de comenzar antes de que se arrepientiese.-Geminio.-puntualizó en voz alta, prestándole atención a la primera página. No era un hechizo que se emplease demasiado, pero era muy útil en caso de que necesitases escapar de algún lugar.-Sencillo pero eficaz; son los mejores.-finalizó con la mirada totalmente fija en las amarillentas páginas, era interesante. Tanto la compañía como el contenido-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Miér Ene 11, 2012 4:08 am

Pese a todo lo malo que pudiera decir de los compañeros de mi casa, seguía siendo mi casa y aunque quedaban dos años para que mis estudios en Hogwarts finalizaran y no tuviera que soportar a gente cuya egolatría rozaba lo absurdo, si, yo podía ser un tanto egolatría con mi físico y en especial con las mujeres, pero no es egolatría si es verdad, ademas, no por nada tengo mi fantástico y maravilloso club de fanáticas chicas cuya obsesión conmigo ha llegado a niveles astronómicos, tanto que el entrar en los vestuarios masculinos no supone demasiado problema si se aseguran de que solo estoy yo, y teniendo en cuenta que al menos, tras cada partido de Quidditch soy el ultimo en abandonar el campo de juego es lógico pensar que en algún momento las duchas estarán solo para mi, eso explicaría el porque algunas prendas de mi vestimenta solían desaparecer y no volvía a verlas nunca. El hecho es que no soporto a la gente que cree que es mejor que alguien simplemente por una condición ficticia, no hay diferencia entre un hijo muggle o hijos de magos, si estos tenían o no poderes mágicos no es un motivo para creer tu superioridad, y en muchos casos, es al revés, los hijos de muggles son mas hábiles, de media, que los magos puros, quizás sea porque su realidad, distorsionada y ficticia haga que el registro de sus neuronas no fuera mas plano porque no era posible.

Habian muchas normas en el mundo mágico, de hecho mas cuanto mas cerca estuvieras de cualquier foco muggle, un muggle valía mas que todos los magos, y si las protecciones fallaban todos debíamos de fingir que eramos tan normales como cualquiera, en cierto modo podría parecer incluso desorbitado pero en un mundo donde los magos somos la minoría hay que acatarlo y si ellos supieran que existen magos no seria algo tan malo, ni tan bueno, probablemente tratarían de usarnos si no de matarnos, cuando una fuente de poder aparece de repente o bien puedes aniquilar a todos los potencialmente peligrosos o puedes usarlos para tus fines, digamos que los humanos capaces de realizar magia estarían controlados probablemente por el gobierno o por los militares, cualquiera sabe que podría pasar, asi que mejor ser un fantasma que deja huella pero ni es visto.

-Ellos sabrán que es mejor.
-aunque compartía la idea de que el ministerio no era apto para ciertas cosas, como por ejemplo lo relacionado con hechizos, por norma general aquellos que no destacan en ninguna materia acaban como ministros, especialmente cualquiera que requiera habilidades mágicas.

Se sentó en el suelo, por lo visto quería compartirlo conmigo o al menos había intuido que quería que me sentara con ella, con un leve suspiro acabo sentado a un lado de ella, observo como apoya su libro en su rodilla izquierda, simplemente suspiro mientras poso mi mano en la rodilla que ella deja libre mientras escucho lo que dice y casi instintivamente doy leves caricias con la mano, a través de movimientos suaves y casi rítmicos.

-Las cosas mas pequeñas suelen ser mas eficaces que las grandes, siempre que se sepan usar.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Miér Ene 11, 2012 6:07 am

El ser cerrado de mente podía cerrar muchas puertas, más de lo que se podía imaginar en un principio. El no ver más allá de tus narices o el dejarse engañar por las apariencias era una treta más de a lo que habíamos sido enseñados, actuando como los demás nos habían dicho en algún momento de nuestras vidas que debíamos actuar. En los tiempos que corrían no era fácil salirse de la norma, ir contracorriente podía dar un resultado horrible si no sabías hacerlo con sutileza; a veces lo mejor era quedarse en el redil, aun no compartiendo las ideas generales, para poder mostrar en el momento oportuno dicha disconformidad. Todo era saber adaptarse a los demás o que los demás se adaptasen a ti, y para Mérope, por supuesto, la primera optativa no era una opción. Llevaba varios días –incluso semanas- dándole vueltas a todo aquel revuelo que había acontecido hacía no mucho en el Ministerio; sus progenitores no dejaban de hablar de ello y la similitud de ideales con los que se hacían llamar el Ejército Negro. Hasta sus oídos tan sólo había llegado la versión cerrada y analítica de ambos, por lo que prefería dejarlo correr hasta recaudar más información. El hecho de que un libro decimonónico, milenario, comenzase a resultar la pieza más importante de un puzle que apenas había sido planteado no era algo que dejase indiferente a cualquiera. La historia se repetía, había que elegir un bando o mantenerse al margen, algo arduo y no muy recomendable.

Consciente de que todo aquello podía hacer tambalearse los no tan sólidos pilares sobre los que estaba asentada la comunidad mágica, lo era. Presumían de ser muy valientes todos aquellos mandamases y gobernantes, pero en el fondo tenían miedo, igual que un niño frente a la oscuridad que la noche brindaba. Mantener todo en secreto era una posición prudencial y sensata, sobretodo porque los muggles eran muy propicios a usurpar lo que no era suyo, al menos la mayoría. No hablaba de forma individual, sino colectiva; tantas invasiones y tantas guerras no dejaban lugar a dudas, si se descubría, el mundo tal y como lo conocían habría finalizado. Algo le había oído a Aleksandar de que su padre le había contado que los muggles habían sido ha tiempo los magos y brujas con el más oscuro corazón y por ende habían sido despojados de sus poderes; no acostumbraba a hacerle caso a su hermano mayor, podía decir catorce mentiras antes de tan siquiera levantarse de la cama.

Le escuchó suspirar, no entendió el motivo ni tampoco quiso entenderlo; demasiado problemático. Tampoco era de su incumbencia, jamás había sido alguien entrometido y no iba a comenzar a serlo justo en aquel instante, y menos teniendo a quien tenía como compañero. Ni ella misma adivinaba a veces lo que pasaba por su propia cabeza, pues los problemas no había que ir a buscarlos, llegaban solos. Entendía mejor el mecanismo de funcionamiento de los demás que el de su carácter y seguramente seguiría siendo así hasta el día en el que muriese. Otro suspiro y de pronto un cálido tacto en su rodilla derecha, lo que la hizo buscar ávida con la mirada qué era lo que se había posado sobre esta. Su mano, realizando un gesto que ni siquiera su madre había hecho nunca; hacía tiempo que le había dejado de profesar,¿cariño? Y era mejor así, Mérope se sentía aliviada ante ello. Movió un poco la rodilla, en un ligero toque de atención y le dedicó su par de cristalinos orbes por un instante, de soslayo; no era una advertencia, ni una amenaza, simplemente una mirada indescifrable. Se podía sentir confundida, atormentada, placida o tranquila, pero si no quería el gesto en su rostro no mutaba. Quiso volver a negarse a sí misma que cualquier roce con el joven Potter le desagradaba, pero no se podía negar una mentira tan grande, le faltaría lugar donde esconderla. Su cabeza y sus "sentimientos" estaban en continuo desacuerdo, y por ello aunque algo le agradase la razón conseguía persuadirla de lo contrario. Mas en esta ocasión no se apartó del todo.

-No hay ninguna admiradora al acecho, no hace falta que suspires.-puntualizó volviendo la mirada al libro y pasando de página, obviando su comentario.-"Inflatus, conocido encantamiento utilizado principalmente para que un ser engorde como un globo. Pero,¿y sus usos no tan conocidos?"-leyó a pies juntillas, pegando hombro con hombro para pasarle el ejemplar, ella no era una profesora de tres al cuarto para ir dictando lecciones. Con su mano libre condujo su platinada melena hacia el lado contrario, casi había más hebras de cabello claro que papel y acabaría por ser dificultoso el entender lo impreso. Aun así seguía sorprendida, pues aunque sabía que la “amabilidad” o más bien concesión que le hacía al varón era porque hacía tiempo que no le veía, no creía oportuno el empezar alguna pelea, no aquella vez. Extraño-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Miér Ene 11, 2012 8:34 am

La verdad era que el mundo mágico no estaba en pie, se tambaleaba cada cierto tiempo siempre habian problemas ya que siempre habian problemas, siempre, cuando no era un loco que decidía tirar abajo todo un rascacielos en un atentado por Merlín sabe qué, o había una crisis en un país lejano porque los impuestos estaban demasiado altos, o algún mago ecológico decidía liberar a criaturas potencialmente peligrosas en un lugar habitado y bueno, los problemas no tardaban en aparecer y claro los muggles se daban cuenta de que algo no iba bien, aunque no había que ser un mago para notarlo era obvio, cosas que se rompían sin explicación, muertes naturales pero en extrañas circunstancias, raptos y desapariciones, cosas demasiado extrañas, pero cuando se acostumbran a pequeños incidentes acaban obviandolos y olvidandolos, y ademas, había algo mas extraño, al menos es lo que había podido escuchar vagamente de las charlas de mi padre con sus compañeros, no les he dado demasiada importancia aunque se nombraba algo llamado "Ejercito Negro" quizás sean simples imaginaciones mías, no puedo dar por seguro nada, ni si quiera se que es o si el nombre es el correcto, mucho menos el porque hablaba mi padre de eso y porque se veía tan tenso.

A la hermosa joven rubia que me acompañaba pareció no molestarle el leve gesto que hice, si valía como excusa ni pensé en hacerlo, simplemente fue como un acto reflejo, pero lo que no fue un acto reflejo fue el hecho de seguir haciéndolo, disfrutando de aquel contacto. Me extraño que no se lanzara a mi cuello, literalmente y no, no como puedes pensar, normalmente suele ser un tanto agresiva y solemos entrar en una batalla sobre quien puede mas, aunque en el fondo dudo mucho de que se atreva a llegar al final, lastima, aunque mirándolo por el lado bueno podre llevarla a la ultima fase de mi juego, pasando lógicamente por las anteriores. Comentó algo de mi suspiro aunque parecía que había fallado en cuanto al motivo había tenido bastante acierto en que no me interesaba que ninguna de mis acechadoras estuviera cerca.

-No, no es por ninguna de mis admiradoras/acechadoras, simplemente he pasado una mala semana. -cierto era y que me cayera un raro si mentía, había pasado unas semanas horribles, apenas he llegado a dormir mas de unas tres horas seguidas y el resto del tiempo lo paso contando musarañas, pero ya me he acostumbrado. -Pinta bien. -conteste escuchando lo que leía de ese libro. -Aunque antes que a mis fanáticas acechadoras te prefiero a ti, con diferencia, por lo menos no vas robándome ropa y esas cosas.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Miér Ene 11, 2012 9:29 am

Un leve escalofrío le recorrió la espalda, y no fue precisamente por mantener el contacto; comenzaba a destemplarse. Ella, la que siempre cortaba todos sus intentos por acercarse o simplemente respondía con alguna ocurrencia que no diese lugar a réplica para no seguir hablando, se mostró por una vez en la vida indiferente, indiferente de verdad quiero decir. En comportamientos como el que se podía observar era en los que residía su impredecibilidad, últimamente hasta sus familiares se sorprendían de sus reacciones; y eso que la conocían desde el día en el que había llegado al mundo. Podía interpretarse el no haber echo demasiado por mantener las distancias como que ese día estaba mansa; pero,¿quién que conociese a Mérope la había conocido así? No llegaría el instante en que la pasividad reinase en ella, dicha palabra no albergaba significado para su persona. Después de todo un verano de total dejadez del juego prefería hacerle confiarse la primera vez, para luego guardarse ese factor sorpresa que solía darle, por decirlo de algún modo, puntuación extra. Eran más las razones por las que no apartarse que las que así lo ordenaban; ni siquiera estaba rasguñando su orgullo. La cercanía podía estar debida a muchos factores y podía negar los que le viniesen en gana.

Uno de los múltiples usos era obstruir una salida, o una entrada, nunca se sabe. Cuando estabas escapando de alguien que te aventajaba en fuerzas y experiencia o simplemente no querías acabar lleno de fuertes golpes era una opción útil y más que barajable entre muchas otras posibilidades que se excedían de complejas. Una solución rápida solía solucionar los problemas con más eficacia; si no ocurría así, también podías volver a probar con otro hechizo, el conjurarlo no sería nada difícil. También era verdad que influía la destreza del mago o bruja en cuestión, puesto que si eras malo conjurando poco ibas a poder hacer para protegerte. En esos casos era mejor el llevar alguna poción que facilitase la huída, una capa de invisibilidad o algo por el estilo. Afortunadamente no iba a necesitarlo, estaba segura, no iba a huir de nada ni de nadie.

No se dio por aludido antes su escaso reproche en cuanto a la caricia en su pierna, pero tampoco es que hubiese sido demasiado explícita, o al menos como era costumbre. Iba a dejarlo correr de momento, sólo de momento, quizás a fin de cuentas planease atacar con ello cuando le apeteciese; esa vez estudiaría su jugada. Eso sí, tenía que dejar una cosa muy clara, sino su orgullo ya no sería salvable.-Es sólo porque tengo frío.-“...y porque quiero.” Completó su subconsciente. Lo siseó con su habitual tono, tapándose un poco más con la camisa, con intención de seguir hombro con hombro. Cierto era que no hacía frío ninguno, pero su termostato corporal a veces era así y no había nada que pudiera cambiarlo, al menos en el ámbito fisiológico. Lo cierto era que a pesar de que aquellas semanas le habían sentado indudablemente bien, sí había percibido un deje de cansancio o de algo parecido en sus gestos desde que habían compartido el choque, que no llegó ni a accidente. Alzó una ceja, otra vez; ¿lo mencionado era un halago o…un halago? En fin, todo era posible salido de dichos labios.-Demasiada infeliz por el mundo. No necesito Amortentia, o fetiches sexuales, o vudú, o lo que sea, para que me haga caso quien busco que me lo haga.-y no se desviaba ni un poco de la realidad, todo lo que se proponía lo conseguía, sin ninguna excepción. Retomó la lectura al menos unos segundos antes de acordarse de algo y desviarla por enésima vez hacia Albus. Como le dijese a alguien que estaba siendo “amable” era mago muerto, aunque sabía que por su propia reputación no le convenía. A Mérope le gustaban los secretos.-Cuidado con lo que tomas, y eso. La semana puede ir a peor.-rodó los ojos, no era a la primera que sorprendía intentando colarle una poción amorosa en la comida-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Miér Ene 11, 2012 11:10 am

Si en algún momento de mi existencia me decías que Mérope iba a dejarse sociabilizar con otro ser humano sin mantener esa agresividad, sarcasmo y orgullo característicos no solo de ella, sino del conjunto que representa, no negare que esa altanería me gustaba, que intentara atacarme, que mostrara sus colmillos y esa mirada que intentaba hacer que te doblegaras ante ellas, aunque no me gustaba ser controlado y a toda mi vida me remito, pero que mostrara sus garras preparadas para atacarme y aquel veneno que mas que letal era incluso adictivo. No solían gustarme las chicas demasiado violentas y frías como un tempano, para ver a una roca me voy a los jardines de Hogwarts, pero sinceramente Mérope reunía todos y cada unos de los aspectos que yo valoraba y en sus niveles justos y perfecto, podían haber muchas mujeres en Hogwarts y muchas de ellas eran atractivas eso no puedo negártelo pero si tenia que escoger a una que destacara sobre las demás me quedaba con Mérope, aunque nuestros juegos habian sido agresivos por naturaleza y no habíamos cruzado demasiadas fases si me impacientaba por hacerlo aunque como todo había que esperar al momento justo, antes seria demasiado temprano y dudaba de que me gustara tanto, el arte de cazar no es disfrutar solo de la carne que se come, sino de la caza del animal, no se si me explico.

Raro era que yo hiciera lo que estaba haciendo, halagar de sobremanera a una chica, porque en esencia son todas un dulce si, pero jamas hablaba de el mejor dulce de todos, porque en ningún momento creí que encontraría a alguno que satisfaceria tanto, aunque me equivocaba, mentiría si dijera que la boca no se me hace agua con tan solo verlo, ya no es solo su físico que aunque no lo he nombrado no es que lo ignore, pero creo que hablar de la belleza del Edén es algo tan obvio que mejor hablar de otras cosas y si, es un símil.

-¿Tienes frió? -dije percibiendo casi al instante lo que podía sentir, no había que ser un genio, que ni soy ni quiero ser, puesto que no había rechazado mis caricias volví a responder de forma instantánea, abrigándola quizás de una forma un tanto romántica, si se veía desde el punto de vista adecuada, pero yo lo veía desde el punto de vista en el que lo haría con mi hermana, al menos cuando tenia unos seis años, antes de que se volviera astuta y supiera defenderse por si misma, ahora si me acerco a ella con el historial de bromas que le he gastado me mordería antes de dejar que la tocara.

En cambio con ella al menos lo intentaría, la rodee con mi brazo izquierdo, atrayendola contra mi, al menos esperaba que si me iba a golpear tuviera el menos espacio posible para tomar impulso, intentando asi ademas, que apoyara su cabeza en mi hombro y la mía sobre la suya. En aquel instante un leve rubor se mostró en mi rostro algo que oculte al instante pero que ya había significado que inconscientemente había derribado una de mis barreras o mas bien, yo había sido tan estúpido de lanzar uno de mis propios aviones contra mi base.

-Menuda asociación de ideas...lamentablemente correcta. -no ponía en duda que ella obtendría todo lo que quisiera, al igual que yo no encontraba demasiadas dificultades en coger lo que quería. -Gracias por el consejo, tendré pies de plomo para evitar ser envenenado con Amortentia, Filtro de Amor o cualquier cosa parecida.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Miér Ene 11, 2012 7:14 pm

Como diría su tía, podía parecer que Mérope estaba tirando la casa por la ventana; Astoria nunca la había conocido del todo bien. Sabía adecuarse a las situaciones y comportarse como más le convenía, pues a pesar de ser todo orgullo, insolencia la justa. Toda la bravuconería infundada se la había llevado Aleksandar, eso sin lugar a dudas. Pero debía reconocer que era capaz de controlar a todos y cada uno de los mortales, de la forma que fuere, casi en su totalidad; salvo a uno. Por ello lo intentaba con tanta insistencia, aunque había dejado ha tiempo lo de tirar piedras contra su propio tejado, jugar no significaba machacar al rival, sino ganar de una forma sutil y limpia, a pesar de que por mucho que no le agradara la idea, no siempre era posible el salir victoriosa. Le daba rabia, mucha, pero sabía que sólo era una batalla de tropecientas, que la guerra sólo había hecho más que empezar; Albus lo sabía. Él, quien la sacó de sus casillas en condiciones por primera vez en su vida aquel día en el tren, donde había comenzado toda la historia. Al principio se pensaron molestos y no precisamente una grata compañía, después rivales y en tal momento, allí sentados en el suelo de la librería, Mérope no supo describirlo. Eso sí, desde que lo miró a los ojos por primera vez supo que tenían una cualidad en común, una de las más valoradas por su persona: el que rendirse o flaquear ante quien te ponía las cosas difíciles no era tan siquiera una posibilidad para ambos.

El singular, encantador y a la par interesante joven era el que había conseguido captar su atención en todo su esplendor, nadie más. Podía haberse interesado por algún otro debido al físico, al fin y al cabo era una adolescente, no nos olvidemos; pero nada más allá. De todo Hogwarts estaba ante la persona que había conseguido mantenerle una discusión más de dos minutos, y encima con argumentos. Había días en los que la coraza de la chica era más gruesa y otros en los que dejaba ver algo más, como aquel. Era consciente de que si se mostraba como un seto de seca y no mutaba el comportamiento, él se aburriría; le importaba, aunque ni ella misma se supiese dar cuenta. El juego seguía y tenían para largo, lo que hacía las tardes en el castillo indudablemente entretenidas. Mérope nunca había sido de gastar bromas, sino más bien novatadas o jugarretas, y no todos los días. Eso sí, las ocurrencias que poseía Albus respecto al tema, el como desarrollaba la estrategia para que ninguna chanza fuese al igual que la anterior, habían conseguido que incluso riese levemente; y eso que no era precisamente la alegría de la huerta. Para hacerla sonreír tan siquiera, había que ganárselo.

Si se lo preguntasen no lo admitiría, su orgullo otra ocasión más, pero si había algo que le causase verdaderamente curiosidad era Albus Severus Potter, ningún hechizo se podía comparar a eso. No era cuestión de principios, no había principios respecto a eso, pero sí más de medio colegio babeando detrás del castaño y en ocasiones haciéndole la vida imposible. Mérope solía estar castigada por ser demasiado brusca o acabar mandando a la Enfermería a alguien las pocas veces que se mostraba violenta, pero en resumidas cuentas se las arreglaba para acabar en el aula de castigos por lo menos cuatro veces a la semana. Rara era la vez que no compartía habitáculo con otros de su casa, algún Gryffindor que había hecho de las suyas y con él, el cuál siempre tenía una historia diferente que contar. Su club de admiradoras no lo dejaba en paz y estaba completamente segura de que debía de estar aburrido de no poder dar un paso sin tener a alguna de aquellas detrás; en vez de neuronas tenían serrín, o ni eso.

Se mostró reticente en un primer momento, no iba a cambiar por mucho que alguien le revolucionase todo el cuerpo o le acabase rompiendo los esquemas de vez en cuando. No llegó a gruñir, pero sí a mostrar los dientes y dedicarle una mirada desafiante, o más bien con cierto toque de amenaza, no iba a dejar de ser ella por mucho frío que tuviese ni por nada. Se opuso al movimiento a penas un segundo, con desconfianza, para luego dejar que poco a poco la acercase más a él, en ese instante pudo más todo su ser que el orgullo, aunque había dejado patente que estaba lejos de ser amansada o domada, no era un animal de compañía. ¿Era lo que había conseguido atisbar en sus mejillas rubor acaso? Quizás eran cosas suyas, jamás había logrado verle apenas coger color ante alguna otra fémina. Apartó la mirada, sentía que su propia sangre quería empezar a agolparse en esa zona y no era permitible. Apoyó pues la cabeza en su hombro con delicadeza, sin esa apariencia tan fría como de costumbre; sería una de los escasos instantes en que pudiera verla así, tenía una posición de jugadora que debía mantener casi tanto como su soberbia. Eso sí, aquella vez había ganado, al menos un tanto. Paradójico, pero fue lo que menos le importó, el ganar. Se sintió bien por primera vez en todo el verano y eso fue lo relevante realmente. Ese don, él tenía ese don.

-No te voy a golpear porque has perdido tú solo esta vez.-musitó ladeando una pequeña sonrisa, siempre con el punto final sobre los comentarios. Y en efecto, también sólo utilizaba tales maneras y tales ideas con él, a cualquiera otro ni le habría dirigido la palabra.-Les puedo romper la nariz, la boca o lo que sea. Me vendrá bien practicar.-añadió; además tampoco se perdería nada de valor. No era violenta por sistema, sino como todos, que cuando nos buscan las cosquillas las acaban encontrando. No era muy en serio, pero podía llegar a serlo. Ante lo que había dicho ella misma puso los ojos en blanco, parecía que aquello de hablar de más era pegadizo.-Yo no me equivoco, deberías de saberlo.-finalizó como respuesta a su primera afirmación y sin perder la enigmática sonrisa; no era muy difícil no equivocarse tampoco, el joven tenía séquito para dar, tomar y regalar. Eso sí, el libro parecía haber pasado a un segundo plano-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Vie Ene 13, 2012 3:14 am

Habian muchas cosas que podían causarme una curiosidad bastante notable, de hecho casi cualquier cosa puede sacarme de mis quehaceres diarios y hacer que mi día tome un rumbo bastante diferente, por ejemplo si estaba caminando hacia el herbolario, pero de repente una pequeña y brillante maravillosa y dulce mariposa se cruza en mi camino no dudes que ese sera el causante de que no asista a la clase, y puede que tras unos minutos me canse de la mariposa y encuentre otra cosa con la que fascinarme y divertirme, tratar de coger una mariposa sin usar la magia y cuando esta se sube a los arboles es bastante entretenido, mas que las clases teóricas, aunque una tortura seria un castigo leve en comparación a una clase teórica. Con las mujeres era exactamente lo mismo, aunque no de esa forma, podían interesarme muchas, que lo hacen, son como postres que pueden alegrarte el día o amargartelo, nunca son iguales eso es algo que todo el mundo sabe y lejos de ser un laberinto enrevesado de ideas, pensamientos y opiniones que para entenderlos, aunque un hombre no podría, de poder, tardaría toda una vida, se equivocan, lejos de ser unas criaturas de otro mundo incomprensibles, aunque físicamente son tan bellas que no pueden ser de este terrenal mundo, al menos Mérope, comprender su pensamiento no es tan difícil, solo requiere un poco de lógica y un tanto de suerte.

Y aunque mis movimientos habian sido puramente familiares e instantáneos, no me golpeó aunque no por ello dejo de mostrar sus dientes en un gesto un tanto amenazante, si pensaba morderme adelante, que lo intentara, se lo devolvería y sin malicia alguna, se resiste al principio, pero finalmente deja que la rodee y la cubra con los brazos, realmente no se el porque se había resistido, pero bueno, no se había negado, de hacerlo bien podía morirse de frió, la gente que no deja que le ayuden cuando lo necesita me saca de los nervios una cosa era no querer la ayuda y otra muy distinta necesitarla y no quererla.

-¿Perder? -pregunte sin comprender.

Erraba de nuevo, no estaba jugando asi que si no había juego no había ni ganador ni perdedor, pero el hecho de que tuviera que llevar un tanteo y se resistiera a ser abrazada denotaba que no cesaría en su intento por ganar algo a lo que yo ya no jugaba, al menos en este momento, habías disparado a una pared y la bala te había rebotado.

-No me gustaría que les hicieras nada, aunque si quieres romperles algo adelante, asi te desfogas un poco. -realmente me divertía ver su lado agresivo y sus futuras utilidades en un ámbito mas...divertido. -No crees equivocarte, pero los errores se cometen constantemente, la perfección esta en repararlos cuanto mas antes.
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Vie Ene 13, 2012 3:57 am

El ambiente en la librería no distaba demasiado de una tarde tranquila de otoño, pues lo era. Sin nadie a quien tener que poner los puntos sobre las íes, sin discutir, sin esa tensión que el día a día le procuraba. Había momentos que en efecto, no le agradaba el tener que gritar a pesar de que fuese necesario, prefería estar a sus cosas, sin que la interacción de cualquier persona tuviese que hacer cambiar de rumbo su tiempo libre. El tiempo, sí, le desagradaba, quizás por el mero hecho de que ni siquiera ella podía controlarlo, porque todos dependían inevitablemente de él y no era posible el eludirlo. También tenía sus cosas buenas, no lo negaba, pues nada sería igual; el tiempo estancado, siempre lo mismo, haría de la vida una rutina que no estaría dispuesta a admitir. Los imprevistos hacían de todo ello una aventura digna de experimentar y a la que no aprendías a jugar hasta que ya casi no te quedaba eso, tiempo.

El tacto de la mano del chico contra su hombro ardía, y sabía muy bien que no era una sensación física, al menos en su totalidad. Su padre había adoptado la misma postura en ciertas ocasiones cuando aún era una niña y ni por asomo hubo sentido tal calidez por su parte. Se lo atribuiría a que sólo era una chiquilla y que no había sabido entender bien las cosas, mas volvía a ser nuevamente una pared de papel que no podía sostenerse de ninguna de las maneras. Bajó la mirada gradualmente, hasta el punto de observar sus piernas, quietas, recogidas a su lado para mantener el calor que quedaba en su cuerpo, también una manía desde que tenía uso de razón. Nunca creyó tener que descubrir el sentirse tan diferente, o puede que es que tampoco se hubiese parado a pensar qué sensaciones le provocaban las cosas; los sentimientos a veces sólo te hacían débil y podía no interesarte lo que realmente querían expresar. Esa ocasión se había detenido, cavilado, dado con ello y sorprendido, algo que ni ella misma quiso hacer notar para sí. No le importaba lo que dijesen los demás, problema ninguno era aquel. Reprimió cualquier vestigio de inseguridad que tal nueva condición desease aportarle y se mantuvo aparentemente impertérrita por un segundo.

-Jugaba sola.-aclaró con voz firme pero a medio tono, como si realmente le importase el estar sentada en el pasillo más al fondo de Flourish & Blotts. Un nuevo escalofrío le recorrió la espalda y sus instintos la traicionaron por primera vez en mucho tiempo. Se ovilló un poco más, intentando evitar el tacto helado de las palmas de sus manos contra la piel de los antebrazos, cubierto una vez más su rostro por mechones rubios y desgarbados, los cuales algunos se posaban en la tela de la ropa del chico, al igual que en su hombro. No estaba helada, tampoco era eso, pero el destemple era notorio y muchas veces más molesto que el tener frío. En cierto modo se alegró de no tener que encajar derrotas ni aceptar victorias ahora que lo pensaba, podían darse tregua de vez en cuando, lo suponía al menos.-A falta de sacos de boxeo buenas son las cabezas llenas de serrín.-puntualizó buscando el fulgor de sus claros ojos entre tanta madera, sin prisa. Se revolvió un poco, no es que fuese inquieta ni nada por el estilo, pero si no lo hacía se le acabarían adormeciendo las piernas. En dicho movimiento rozó, sin pretenderlo, la clavícula de Albus, con la punta de su chata nariz; el que estuviese algo tibia no era de importar, dicho hueso estaba a buen recaudo bajo el jersey y la piel, aunque quizás para ella tampoco fuese remarcable. Al notarlo, por muy contradictorio que pueda parecer, ni se apartó ni realizó cualquier movimiento brusco; digamos que no había por qué hacerlo. Fue entonces ella la que suspiró, en desacuerdo con la reflexión del pelinegro.-Perfecto es quien lo parece a ojos de los demás, porque si a ellos no se lo asemejas, no lo serás nunca.-era triste en cierta forma, pero la pura verdad además. Por mucho que costase admitirlo un ser humano no podía reconocer sus cualidades si no eran comparadas con las de otro; comparaciones, siempre tan odiosas.-Y no es que yo ande muy desencaminada, puedo acercarme a ti sin acabar mal por la cuenta que les trae, por ejemplo.-y con decir mal parada se refería con acabar con Merlín sabe cuantas fans desquiciadas detrás, principalmente porque se encargaría de torturarlas una a una. Podía acabar mal en otros aspectos, pero no iba a pensar en ello, estaban en tiempo muerto-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Albus S. Potter el Vie Ene 13, 2012 8:51 am

Por lo menos esto parecía ser un día tranquilo, lejos de la imagen de nerviosismo, actividad, movimiento y diversión que pudiera parecer tener las veinticuatro horas del día la tranquilidad no era algo que me desagradara, no en general, aunque frecuentemente iba acompañado muy de cerca por aquella horrible sensación de aburrimiento y silencio que detestaba un poco de tranquilidad nunca venia mal, de hecho puesto que apenas puedo dormir me encuentro un tanto cansado, ya no se cuanto porque apenas siento el cansancio como tal, al menos tras los primeros, y peores, tres días, lo que quiero decir es que se que estoy cansando pero no lo noto, eso es lo malo y suele pasarme con casi todo, si me rompo algo y sigo forzando el mecanismo no notare el dolor pero eso no evitara las consecuencias, al contrario, las agrava en muchos casos. Cerré los ojos durante un instante, tratando de intentar dormirme, futilmente, primero porque era pleno día y la luz del sol no era propicia para eso, en segundo lugar porque ya he dicho que no he podido dormir, y en tercer lugar porque no era el lugar apropiado, estaba acompañado por una dama, y ademas la mas bella, asi que quedarme dormido no era dar una buena imagen, para nada.

Afirmo que jugaba sola, en dicho caso por muchos ataques o provocaciones que hiciera yo tenia carta blanca, no formaba parte de la batalla y si me arrastraba hacia ella era una especie de suplica por jugar, ergo yo ganaba, asi que prefería no jugar, al menos no aquí, la espera merecerá la pena y eso que aun no he jugado propiamente dicho con ella.

Por los movimientos que hacía deduje que aunque no tuviera frió del todo, si estaba destemplada, no era verano pero para ser un día de otoño es bastante cálido, asi que sigo manteniendo mi posición, ya me han comentado bastantes veces que mi temperatura corporal es alta, una autodefensa para decir "tengo fiebre, hoy no voy a clase" lastima que la Señora Pomfrey ya se conociera, y por mucho aquella banal excusa. De hecho era bastante pésima, pero agradecía ser tan calentito, asi si hacia frío, siempre podía cubrirme con mi propia temperatura corporal, no es mucho pero menos da una piedra ¿no? Y por las pocas quejas que la chica a pronunciado creo que no es tan malo. Aunque aquello no evita que su agresividad contenida comience a aflorar, al menos no es conmigo con quien la paga, debo de estar agradecido por eso, ademas, no es que me importe demasiado si se pelea con alguna de mis seguidoras, ellas sabían lo que hacían...

-Tienes mi bendición para hacer con ellas lo que quieras...Lamentablemente la perfección no existe, si solo aprendemos a base de errores el que no los comete no aprende nunca, asi que la perfección esta en ser imperfecto, luego la perfección no existe. -al menos yo aprendía mas a base de hacer explotar cosas cuando tenia que repararlas por ejemplo, que a base de hacer cosas bien. -Mas les vale no tocar nada que yo quiero o tendré que volver a hacerles frente, pero esta vez quizás haga algo mas que palabras, lamentablemente veré en ese momento mi castigo por casi agredir a otros alumnos, no creo que le siente bien a McGonagall...
avatar
Albus S. Potter
Admin

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 08/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Mérope L. Nott el Vie Ene 13, 2012 9:38 am

Desde los once años, Hogwarts se había convertido en una especie de segundo hogar, aunque no era de extrañar para nadie debido a todo el tiempo que se pasaban allí; más que en su propia casa. Ya no existían muchos secretos que dicho lugar pudiese ocultarle y aun así la acababa sorprendiendo de vez en cuando con algún pasadizo o un nuevo aula, perfecto para pasar inadvertida cuando casi la totalidad del alumnado había parecido enloquecer, entiéndase las jornadas de eventos tales como bailes, reuniones y por el estilo. En definitiva, mientras no tuviese que pasar una noche fingiendo que le apetecía el bailar con alguien bajo la inquisidora mirada de todo el profesorado no se estaba tan mal. Es más, las mejores tardes que recordaba no habían sido en Londres, ni tampoco en cualquier otro sitio que estuviese más lejano de cien o doscientos metros de lo que era en sí el castillo. A primera vista podía parecer que no ofrecía muchas alternativas de ocio, y era verdad que si no sabías utilizar tu tiempo libre podías acabar más aburrido que la piedra que componían sus muros, mas si sabías arreglártelas era una forma más.

Había crecido mucho desde primer año, y también cambiado en cuanto a forma de ser. Aún pequeña no sabía medir demasiado su viperina lengua, ni tampoco controlar su humor o su especial personalidad, mas con los años esa impulsividad se fue puliendo hasta el punto de formar tan sólo un aspecto de su carácter, uno de los muchos. Incluso Aleksandar mismo se había dado cuenta del brusco salto, aun siendo el menos dado a percibir cambio alguno, para él todo era igual siempre. Difícil de definir, el seguir siendo la misma y aun así parecer una evolución completa, una metamorfosis desde la infancia hasta la madurez; la adolescencia. Y con ello se habían agudizado sus sentidos, por lo que no fue nada arduo el percibir el cansancio del cuerpo del varón, la mencionada mala semana parecía afectarle. Sabía lo que era el no conciliar el sueño días y días, hasta el punto de pensar que el no poseer ojera alguna era producto de su imaginación, mas nunca había visto a su madre ni una sola por no dormir, conociendo que las noches desveladas eran unas cuantas; herencia familiar, al menos era algo bueno.

¿Bendición? Mérope no necesitaba la de nadie. Es más, ni siquiera quería eso de su propia familia. Pero le tomaría la palabra, nunca se sabía cuando algo podía llegar a hacerte falta, y estaba segura de que no desperdiciaría el maltratar alguna que otra nariz cuando el día no se le presentase muy apetecible y se diese el caso. Se mordió ligeramente el labio inferior ante su respuesta, ahora los tiros iban por moral y ética; si se lo hubiesen contado esa misma jornada por la mañana lo habría tomado como una pérdida de tiempo sin más. Irrelevante el perderlo, prefería aquello mil veces a tener que hacer de nodriza del estúpido de Dennis o algo similiar.-Cada uno tiene su propio concepto, supongo.-prefería dejar el tema, sabía que tarde o temprano su orgullo se vería implicado y ello indicaba un sin fin de posibilidades que podían hacer de ese mismo instante algo tenso e intranquilo. Ya había tenido bastante con una mañana frenética y familia gritándole por todos los lados, incluso los inimaginables, como para acabar con la altivez magullada; no. McGonagall, esa gran desconocida para muchos de los alumnos a pesar de que llevaba impartiendo Transformaciones toda una vida; la mayoría no llegaba a conocerla una mísera pizca.-No le sentará bien nada que sea saltarse cualquier regla del colegio, no es nada nuevo.-no obstante si era evidencia que el castigo físico se le presentaba como una completa atrocidad a la maestra. En cierta forma no era una sanción, pues se aplicaba, en teoría, entre iguales, más bien una pelea, disputa, lo que fuere. Espera, quieta; Mérope retrocedió en las hilvanadas palabras de Albus, dejando de pensar en tardes de penitencia o discusiones que no venían a cuento.-¿Y qué es lo que tú quieres?-inquisidora, no dejó que en su tono se mostrase más curiosidad que la que ella quiso dejar ver. La sonrisa se desvaneció de su rostro, pero no por ello adoptó un gesto rudo, si bien tampoco simpático; algo indescifrable, por el momento. En esta ocasión si que le miró a los ojos con fijeza, quizás no había contado con que ella, justamente ella, reparase en ese punto de su oración-.
avatar
Mérope L. Nott
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 03/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://aparecium.forum.nom.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Libros y mas libros [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.